María Pita.Una alférez gallega

María tendría 24 o 25 años cuando, reinando Felipe II, zarpó hacia Inglaterra la Gran Armada en el verano de 1588, una desastrosa empresa militar apodada con mofa por los ingleses como “Armada Invencible”. Tras el descalabro de la flota española, partió de Inglaterra hacia España otra “invencible” mucho menos famosa, comandada por el corsario y vicealmirante inglés Sir Francis Drake. El 4 de mayo de 1589 arribaba a la Coruña una flota de 150 naves y 23.000 hombres.

Aunque la ciudad era ya por entonces una urbe importante, estaba mal defendida y contaba con una fuerza de cuatro barcos y apenas 1.500 hombres entre su reducida guarnición y las milicias locales, por lo que los vecinos de la ciudad, incluidas las mujeres, se aprestaron a ayudar en su defensa frente al desembarco de unos 8.000 ingleses que se produjo el 5 de mayo.

Para desgracia de María, su esposo, Gregorio de Rocamonde fue uno de los primeros defensores en caer frente a los ingleses. Ella estaba allí en el momento de los hechos porque las mujeres e incluso los niños ayudaban a los hombres cargando mosquetes y arcabuces, demostrando un espíritu inquebrantable, ocupó el lugar de Gregorio defendiendo la muralla.

Fue allí, cerca del convento de Santo Domingo, donde un alférez inglés, pretendió plantar su bandera en la muralla. En este momento, María atravesó al alférez inglés con una pica, y tras hacerlo tomó la bandera del enemigo caído y la levantó para enardecer a los defensores, gritando: “¡quien tenga honra, que me siga!” Aquel gesto dio ánimos a los españoles. La muerte del alférez inglés y el gesto de valor de María acabaron desmoralizando a los atacantes y poniéndoles en fuga.

Ese día María Pita se convirtió en un símbolo de la resistencia de La Coruña. Siguió combatiendo en la ciudad y su ejemplo contribuyó a animar una defensa tan feroz que los ingleses tuvieron que retirarse con grandes bajas. El Rey Felipe II reconoció el valor de María otorgándole el rango y el sueldo de alférez y también una licencia de exportación con Portugal. 

María falleció en su Cambre natal en 1643. En su testamento pidió ser enterrada en el Convento de Santo Domingo de La Coruña, que ella había defendido, pero se cree que recibió sepultura en la Iglesia de Sigrás, su parroquia natal. La plaza mayor de La Coruña lleva hoy en día su nombre, y en ella hay una estatua que la representa alzando una lanza. También se han bautizado en su honor diversos barcos, entre ellos la corbeta "María Pita" que llevó la vacuna de la viruela desde La Coruña a América en 1803, en una expedición organizada por Francisco Javier Balmis y Berenguer. Un médico y militar español que se propuso llevar la recien creada vacuna de la viruela, a todos llos dominios españoles de ultramar, y cuyo nombre ha sido popularizado en España por haber dado nombre a la operación que han llevado a cabo los militares españoles en la lucha contra el Covid 19. 

Francisco Javier de Balmis y Berenguer, un médico y militar español del siglo XVIII que a su vez dio nombre a la "Expedición Balmis" que se encargó de llevar a las Américas la vacuna contra la viruela y que supuso un hito en la historia de la medicina. 

Leer más: https://www.elmacutodelreservistavoluntario.es/news/operacion-balmis-el-ejercito-al-servicio-de-la-salud/

 

Contacto

El macuto del reservista voluntario Valladolid
Valladolid
mmpordomingo@hotmail.com